lunes, 8 de octubre de 2012

Invisible





    • TÍTULO: Invisible
  • AUTOR: Paul Auster
  • EDITORIAL: Anagrama
  • PUBLICACIÓN: 2011
  • ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
  • PÁGINAS: 284
  • ISBN: 9788433973979
  • PRECIO: 9,50€





    Sinopsis:
     En 1967, Adam Walker es un joven poeta ávido de vida y literatura, con mucho más futuro que pasado. Estudia en la Universidad de Columbia, se opone a la guerra de Vietnam, y además -esto lo dicen quienes lo conocen, porque él no parece darse cuenta- es guapísimo. Una noche, en una fiesta de estudiantes, conoce a una pareja de franceses
    muy sofisticados, muy seductores. Lo primero que le llama la atención a Adam es el nombre de él, Rudolf Born, como en Bertrand de Born, el poeta provenzal que en uno de los cantos de Dante lleva su propia cabeza cortada en las manos. Tras varios días de ambigua seducción en los que la pareja va tejiendo su invisible tela de araña en torno al hermoso e inocente americano, Rudolf Born, que está en Columbia como profesor invitado en la School of International Affairs, le ofrece a Adam la dirección de una revista literaria que él financiará. Adam ya ha comenzado a sospechar que el profesor francés es un hombre de muchas caras, que puede ser peligroso y que no debería fiarse de él, pero no puede resistirse a su oferta. Tampoco resistirá, días después, cuando Rudolf se marche repentinamente a París, los silenciosos cantos de sirena de la insinuante Margot... Pero, en estos juegos peligrosos, ¿quién es la presa y quién el cazador?
    "Se pregunta si las palabras no serán un elemento esencial de la sexualidad, si hablar no es en definitiva una forma más sutil de acariciar, y si las imágenes que bailan en nuestra cabeza no son igual de importantes que los cuerpos que abrazamos"

    Me he quedado sin palabras. Creo pensar que es lo primero que me vino a la mente segundos después de cerrar definitivamente la gran historia de Invisible.
    Mi cautivador y desconocido Paul Auster me ha sabido demostrar una vez más lo que es capaz de hacer con la imaginación.

    Invisible es un libro dividido en cuatro partes que cuentan una historia continua, pero en cada fragmento interfiere una voz diferente y varios autores distintos. Se trata sencillamente de una novela experimental(una historia que se diseña con varias técnicas de narración y figuras estilísticas), todo está intencionado para darle un toque de empirismo a la literatura. El libro es como el diseño de un edificio, una arquitectura narrativa cuidadosamente estudiada y verificada. Y es así como nos encontramos con un relato enmarcado, viajes al pasado(flash back), diálogos sin guiones ni comillas, alteraciones en las voces narrativas, etc. La novela experimental así como la metaficción es un género que se está poniendo muy de moda en muchos autores contemporáneos, y sinceramente me parece un instrumento muy interesante dentro de la literatura.
    Como es una novela experimental la trama es un elemento un tanto  irrelevante, lo más importante son  las palabras del escritor. Pero como Auster es tan enrevesado, fabrica un balance entre la trama y el estilo, una especie de contrapunto que hace que unas veces estemos más atentos a las palabras, y otras veces estemos más atentos a la historia, esto es también un elemento totalmente cinematográfico que consiste en el contraste entre dos cosas simultáneas.
    Si he de hacer un breve comentario sobre los personajes, me quedo con el protagonista principal: Adam Walker, el elemento al que gira en torno toda la obra, un supuesto poeta en su modo de vida y un verdadero amante de las dudas inexorables. Creo que es el mejor personaje masculino al que he tenido el placer de leer y conocer, me recuerda un poco a Ulises de La odisea,Walker sufre un evolución a lo largo de todo el libro, eres testigo de como poco a poco va adoptando perspectivas más maduras, como se va construyendo poco a poco su personalidad. Además, es una persona completamente introspectiva algo que podemos visualizar desde la primera página, porque cuando Adam Walker adopta la voz narrativa siempre estás dentro de sus pensamientos, te permite incluso conocer sus reflexiones más grotescas e inesperadas.                                                                   Otro factor bastante llamativo es lo bien que debe conocer Paul Auster la condición del ser humano, a veces es como si tuviera una visión de rayos X y pudiera descifrar el significado de cada uno de los gestos, cada movimiento, creando así un perfil psicológico de cada personaje.                                 La verdad esque no he encontrado casi ninguna equivocación, pero he notado que la última parte del libro, El diario de Cécile, me ha dejado una nota bastante agridulce, y a lo mejor no estoy en lo cierto, pero me pareció que esas últimas páginas sobraban, porque no aportan nada nuevo a la historia, pero dejando de lado los pocos reparos, Invisible es una novela excelente.                                      Invisible me ha enseñado a recordar el verdadero amor por la palabra, cuando lo leí permanecí completamente en silencio leyendo y releyendo algunas páginas, el libro en principio mantiene una distancia cordial con el lector, pero después sin previo aviso atraviesa las páginas y te agarra con fuerza hasta el final. La pluma austeriana me ha vuelto conquistar. Invisible es sin duda uno de los mejores libros que he leído hasta ahora y ya es uno de mis favoritos.                                                                                                                                                                                                               NOTA FINAL: 9/10                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Paul Auster                                                                                                    

     Paul Benjamin Auster es un escritor, guionista y director de cine. Auster es, por excelencia, el escritor del azar y de la contingencia; como no cree en la causalidad, persigue en lo cotidiano las bifurcaciones surgidas por errores o acontecimientos aparentemente anodinos. Su estilo es aparentemente sencillo, gracias a su trabajo y conocimiento de la poesía, pero esconde una compleja arquitectura narrativa, compuesta de digresiones, de metaficción, de historias en la historia y de espejismos. En 2006 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. En su juventud tradujo poesía francesa y él mismo escribió algunos versos. Actualmente vive con su esposa la escritora Siri Hustvedit en Brooklyn, y tienen una hija, la actriz Sophie Auster.