sábado, 7 de diciembre de 2013

Catching fire






·  TÍTULO:  En llamas
·   PAÍS: USA
·   DIRECTOR: Francis Lawrence
·   ESTRENO:  22 de Noviembre
·  DURACIÓN: 146 minutos aprox.
·   GÉNERO:  Acción, aventura, distopía, romance.
·   REPARTO: Jennifer Lawrecen, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Elizabeth Banks











Sinopsis:
Comienza con Katniss Everdeen volviendo a casa sana y salva después de ganar los 74º Juegos del Hambre anuales junto a su tributo Peeta Mellark. Ganar significa tener que dejar atrás a familia y amigos, y embarcarse en el Tour de la Victoria por los diferentes distritos. A lo largo del camino, Katniss se da cuenta de que una rebelión comienza a gestarse, pero en el Capitolio continúa todo bajo control mientras el Presidente Snow organiza los 75 Juegos del Hambre anuales (El Vasallaje), una competición que cambiará Panem para siempre.


Primrose Everdeen: Desde los últimos juegos, hay algo diferente. Puedo verlo.
Katniss Everdeen: ¿Y qué es lo que ves?
                                        Primrose Everdeen: Esperanza.

Fue un abril de 2012 cuando todos fuimos como tributos al cine para vivir en la gran pantalla la primera adaptación de Los juegos del hambre, la gran apuesta cinematográfica por una trilogía que llevábamos esperando durante mucho tiempo, cuyos libros habíamos estado parafraseando, cuyas páginas habíamos elogiado cada día.Creo que la primera película de esta trilogía adictiva y desenfrenada ya cumplió con los seguidores más fieles. 
En llamas sin embargo tiene un sabor diferente, a fuego, a rebelión, a algo por lo que luchar, y sin duda ha superado a su precuela y a todo lo que uno esperaba encontrar. No sólo ha cosechado lágrimas y aplausos en todas las salas si no que ha demostrado ser capaz de calcar la novela y filmar la chispa que prende atracción en todos los libros de Suzanne Collins.


Durante el rodaje todo fan estaba al tanto de la ambición que prometía el segundo largometraje de esta historia. La recaudación y el éxito podían arriesgarse en crear una segunda parte espectacular, y así nos han conquistado. Desde los efectos especiales, haciendo un breve inciso en el dibujo de las secuencias, el diseño fantástico de la arena, la iluminación, los mágicos detalles del vestuario, el material, el método de lucha y entrenamiento, hasta la atención en los planos, el escenario, y la fiel interpretación de los personajes.

En llamas no sólo trae de vuelta el respeto por el argumento y por los libros, también magnifica la participación de los personajes, su psicología, sus miedos, y supervivencia. Creo que esta segunda parte es el punto más álgido para poner a prueba su coraje, después de que Katniss y Peeta sobrevivan a Los juegos del hambre y empiecen a hacerse la idea de un posible levantamiento por parte de varios distritos, no es sorprendente que  más tarde sean víctimas de una conmoción al conocer el ataque colateral por parte del presidente Snow al ser elegidos, de nuevo, como tributos para participar en Los septuagésimo quintos juegos del hambre, esta vez llamado El vasallaje de los veinticinco, una lucha obligatoria para veinticinco tributos que ya participaron, ganaron y permanecieron desde entonces. Una clara amenaza disfrazada de juego y mucha sangre.


Sólo escogería una palabra para calificar al reparto y sería insuperable. Tanto Jennifer como Josh vuelven a trasladar una complicidad y una química evidente tanto en la batalla como en su propia lucha continua por sus secuelas, tras unos juegos en los que nadie ha olvidado la sensación de matar o ser víctima donde solo hay un único vencedor.

Si Jennifer aún no tuviera su propia estuailla, un Oscar a sus espaldas, al reencontrarnos con ella en Catching fire hubiéramos pensado en otra posible y futura nominación, Jennifer Lawrence vuelve a encender una llama desde su interior y su increíble capacidad de convivir en la piel de este personaje. Demuestra conocer a un personaje como Katniss, respirar como ella, y experimentar su compleja pasividad amorosa pero también su manifiesta creencia de cambiar las cosas. Katniss en la gran pantalla es un personaje totalmente creíble, capaz de mantener la tensión, y enseñarnos que en la arena se gana y se pierde, uno intenta siempre permanecer con vida aun siendo vulnerable.
Josh Hutcherson sin embargo ha vuelto a conquistar con esta segunda parte y hacerse un huequito más grande en nuestros corazones, desde sus gestos, su mirada tierna, hasta esa interpretación de un personaje capaz de llegar a mucha gente con pocas palabras. Creo que se ha superado desde la primera película, he visto a un Peeta más Peeta, más fuerte y notable.
Mucha gente hablaba obsesionada sobre Finnick, una figura importante llegado el momento que a mí no me interesaba en un principio ver, pero incluso teniendo reservadas poquitas escenas, Sam Clafin además de tener un físico estupendo y tener agilidad en todos los planos, ha dejado aflorar la personalidad de Finnick, incluso esa debilidad tan próxima que veremos más adelante.


Una de las cosas que más me gustaron de la película fue la banda sonora. Mantuvieron las mismas pistas que habían elegido con tanto acierto para la primera, las cadencias de James Newton Howard se repitieron y se solaparon con cada momento, magnificó muchas escenas emotivas, y algún discurso o silencio que arrancó muchas lágrimas. 
Puedo describir con certeza que me pasé la película llorando, sentada entre blogueros con una reacción idéntica a la mía. Si hay una sensación perpetua durante la película es la de tener ganas de más y haber rescatado emociones fuertes. Las película te atrapa durante dos horas y media, las escenas del libro pasan brillantes con velocidad.

En llamas desafía autoridades, pero también desata un levantamiento en la taquilla siendo modelo de adaptación cinematográfica y película perfecta.